h1

sin título

mayo 9, 2007


Transportes del Carpio
Cogí el café y ajeno a mis gustos lo acepté.

– ¿Sabe? Si hubiera un niño al lado le hubiera dejado atrás
– Lo entendería

En días laborales le hubiera mandado a la mierda por su desatino a pesar de ser mi salvador. El lodo seca y mis pantalones se convierten en, si fuera a propósito, pretenciosas figuras medio flexibles. Un sorbo mas y…

A su edad no hubiera caído de esa manera.

Me habrá salvado solo por tener a quien molestar. ¿Será que no le di las gracias? Entibié mis manos con el café y esperamos que pase la lluvia. Amanece a las 5:30 a.m. por acá, vuelvo por mi auto y a falta de una pala me conformo con abrir la maletera y buscar una muda de ropa. Bendito sea el que embolsó mi equipaje, los cinco dólares absurdos fueron una buena idea, como comprar acciones en Google.

Pasé de progre inspector para la ONG a estadística de las noticias regionales.

Un huayco no te pasa todos los días. Tomo unas fotos para el seguro, otras para mi blog. El señor Suárez, el que me desenterró, quiere salir en una.

– Sabe, se agotaron las baterías. Muchas Gracias.

A comprar unos pasajes.

séis de abril del 2007
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: