h1

Buscando a mi Némesis I

mayo 9, 2007


La altura me esta afectando y escucho que me silba el pecho al inhalar. Por fin diviso el pueblito con un solo farol y bichos revolotean sobre la única luz del lugar. Una casa de pintura celeste descascarada es igual a la de la fotografía en el periódico.

Un camión de hace 50 años con el parachoques cambiado es el único escape. Destruyeron las casas que rodean al improvisado centro de operaciones. ¿Será el antiguo ayuntamiento? Allá estaba el hotel… corro tras la única pared que queda en pie, y este fundamentalista ya tiene la atención puesta en los pasos que le pareció escuchar. Me quedan tres balas y el cuello de mi camisa esta húmedo, como la parte de atrás de mis orejas.. Mi tobillo izquierdo se tuerce a los costados a cada paso, pues el terreno es desigual como la proporción recién desbalanceada. Llegó el relevo con cigarrillos.

Debo esperar a que se quede solo. Se ríen un rato, botan el humo, uno bosteza.

Ya pasaron varias horas y la luna ya esta en el otro lado del cielo, debo actuar, debo entrar, debo dejar de sentir frío y no dejo de pensar en porque no le acepte el abrigo a la única persona que me ofreció ayuda. Solo le acepte el reloj y no lo he usado hasta ahora. ¿Factor Sorpresa? Son las 4am.

Publicado el 28 de enero del 2005 en loscuentos.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: